5 consejos para salir de las deudas

Préstamos Rápidos

Préstamos Rápidos

Estar endeudado puede convertirse en un círculo vicioso, ya que si no tienes dinero para pagar una deuda, necesitarás pedir un crédito que solventa tu necesidad de liquidez en el corto plazo, pero que no hará más que empeorar la situación en el largo.

Vamos a ver cómo se sale de esta situación.

1 Haz una lista de costes y gastos

Renunciar a las comodidades es doloroso, pero tan pronto como te hayas librado de tu problema podrás volver a disfrutar de algunas. Por el momento, es hora de hacer un listado con tus otros gastos y ver cuál de ellos se puede eliminar. No cometas el error de no eliminar algunos gastos porque “son demasiado pequeños” ya sabes que muchos pocos hacen un mucho.

La mejor forma de hacerlo es anotar en una libreta absolutamente todos los gastos que vayas pagando, desde facturas hasta cafés con los amigos.

2 Ordena tus deudas

En tu listado de gastos, habrás incluido tus deudas. Añade en cada una dos datos importantes:

a) Tipo de interés

b) Cantidad pagada mensualmente

De ellos el más importante es el tipo de interés, así que una vez que lo tengas, ordena todas tus deudas de mayor a menor tipo de interés. Así tienes el orden de prioridad con que debes ir cancelándolas.

3 Acude a una entidad de consolidación de deudas

Las deudas de los créditos al consumo, créditos rápidos, tarjetas de crédito, etc, suelen tener intereses mucho más altos que los grandes préstamos a largo plazo. Por ello, ir a una entidad financiera a pedir una consolidación de deuda suele ser un paso fundamental. Lo que harán será concederte un préstamo grande para que puedas devolver el resto de tus otras deudas y así tenerlas todas unificadas. La idea es que la cantidad de intereses total que pagues por este gran préstamo sea menor, que lo que estás pagando hasta ahora si sumas todos los intereses de tus múltiples préstamos y créditos individuales.

Por supuesto, si alguna de tus deudas actuales está a un interés menor que el que te ofrecen la entidad de consolidación de crédito, no debes incluirla en la operación.

4 Come sano

¿Sorprendido? No deberías. Además de ser bueno para tu salud, comer sano es bueno para tu bolsillo. Deja de comprar comida preparada, bebidas gaseosas, snacks y demás comida poco saludable. Verás que si basas tu dieta en frutas, verduras y legumbres, y que si la carne que incluyes la cocinas tu mismo, el montante de tu pago en el supermercado se reduce considerablemente. Es la excusa perfecta para comenzar a cuidarte. Al principio requiere mucha fuerza de voluntad, pero con el tiempo te sentirás mucho mejor.

5 Si nada de esto es suficiente, tendrás que hacer grandes sacrificios

Los pagos de deuda no deben superar el 35% de tus ingresos. Si todo esto no es suficiente, quizá tengas que hacer grandes sacrificios y vender tu casa o alquilar una habitación de la misma. El problema está ahí y tienes que ponerle remedio, si no lo haces la propia situación caerá por su propio peso. Quizá en vez de vender tu casa, acaben embargándotela, así que es mejor que saques un beneficio y te ayuda a empezar de cero.

Los créditos rápidos y las deudas

Los créditos rápidos son un producto caro, que ayuda a mucha gente a afrontar pagos inesperados. Sin embargo, nunca deben ser utilizados para pagar otras deudas. Solo debes pedirlos, cuando estás seguro de que podrás hacer la devolución del dinero sin estrecheces.

Solicita un Préstamo, por favor clica aquí.