Ahorra al celebrar la comunión de tu hijo

Durante este mes y el que viene es la época en que más comuniones se celebran. La principal razón religiosa para ello, es que estamos en tiempo de pascua (entre el domingo de Resurrección y el domingo de Pentecostés), pero además no podemos negar que el tiempo climático también suele acompañar, ya que no tenemos ni los fríos del invierno ni los calores del verano.

Para muchas familias, la comunión es muy importante, y supone una gran inversión. Pero no debes perder la perspectiva. La comunión es una celebración en la que realmente no hace falta gastar tanto. Si lo piensas, los niños pueden ser felices con planes muy baratos. De hecho, para ellos las personas son lo más importante. Déjale que pase un tiempo con sus amigos y poco le importará si es en un caro parque de atracciones o en una excursión por el campo. Lo importante es salirte un poco de la rutina diaria. Algo que no hagan frecuentemente, será suficiente para que se emocionen.

Si quieres ahorrarte algo de dinero, piensa que la comunión no es tu boda. Esto quiere decir que es una fiesta de tu hijo y esa es la excusa perfecta para no invitar a todos esos compromisos adultos a los que realmente no quieres invitar. Tu lema: “Quería que fuese la fiesta de mi niño, no mía, por eso no invité a mis amigos”.

Otra forma de ahorra es no comprar los recordatorios, sino hacerlos tú. Si tienes miedo de que te queden mal, te damos la excusa perfecta: Involucra al niño en su elaboración. Y, como toque extra, hazlo personalizado con el nombre de cada invitado. Absolutamente todos los invitados estarán encantados por el hecho de que el niño haya hecho ese esfuerzo por ellos y nadie juzgará lo imperfecto que pueda ser el detalle, porque tendrá un valor sentimental que lo compensará todo.

Deja el reportaje fotográfico profesional para otra ocasión. Lo cierto es que contratar a un fotógrafo es muy caro y hoy en día con las cámaras digitales, casi cualquiera es capaz de hacer buenas fotos. Pídele a un amigo que haga las fotos obligadas con la familia, el altar, etc y el resto, déjalas en manos de los invitados. Verás que si unos días después de la celebración, mandas un mensaje en tus grupos de WhatsApp, los invitados podrán enviarte cientos de fotos.

Finalmente está el problema del vestido. Comprar un vestido o traje de comunión es caro. Si no quieres gastar tanto puedes alquilarlo, ten en cuenta que nunca lo volverás a utilizar, con lo que merecerá la pena.

Si a pesar de estos consejos vas a necesitar pedir un préstamo, trata de que sea lo más pequeño posible. Estudia las diferentes alternativas antes de elegir. Si necesitas dinero rápido, consulta nuestros proveedores de créditos rápidos online, seguro que encuentras uno adecuado para ti, que pueda proporcionarte el efectivo que necesitas en 24 horas.