3 consejos para ahorrar dinero

Todos tenemos un sueño. Para algunos de nosotros este sueño significa viajar por el mundo y para otros puede que sea tener una casa muy grande. Es verdad que algunos sueños son más fáciles de cumplir que otros, pero una cosa es cierta: en la mayoría de los casos para alcanzar estas metas es necesario tener dinero. Como no todo el mundo es tan afortunado, la probabilidad de que nos toque la lotería es muy pequeña, igual que la probabilidad de que heredemos mucho dinero. Para todo esto, hay una solución: ahorrar. ¿Cómo podemos hacerlo?

  1. Una hucha

¿Recordáis como de pequeños teníamos una hucha y poníamos allí el dinero para ahorrarlo? No importaba si era para un nuevo videojuego o para comprarnos una nueva bici. Al final, puede que necesitáramos un año, unos meses o sólo unas semanas para ahorrar el dinero necesario para poder conseguir nuestro capricho, pero lo importante no era el tiempo, sino lograr alcanzar nuestra meta. Lo mismo puedes hacer hoy. Usa una hucha y mete allí dinero hasta que tengas suficiente para cumplir con tus sueños.

  1. Listas de la compra

Cuando hacemos la compra, siempre hay algunas cosas que necesitamos sin falta y algunos optan por memorizarlas. Pero muchas veces lo que pasa es que, aunque sólo necesitemos pan, leche y huevos, llegamos al supermercado y vemos una oferta irresistible: 2 botellas de aceite, al precio de una. Vemos esto y, aunque en casa tengamos ya otra botella de aceite llena, decidimos que la oferta es muy buena. Es decir, acabamos comprando más de lo necesario, porque yendo sin una lista de la compra escrita las tentaciones son más difíciles de evitar. Así que, si quieres ahorrar más dinero, lo ideal sería hacer una lista de compra y no desviarte ni un ápice de lo que pongas ahí. De este modo se evitan los gastos inútiles.

  1. Planificar gastos

Aunque parezca una tontería, otra cosa que puedes hacer para ahorrar dinero sería planificar los gastos mensuales. Haciendo una agenda, uno puede gestionar mejor los gastos de cada mes. Por ejemplo, si ganas X dinero al mes, pon en la agenda cuánto dinero quieres ahorrar en este mes y después vete restando lo demás: alquiler, compras, etc. Así, dentro de algunos meses podrás por fin, irte de vacaciones a aquel lugar que tanto deseas visitar.

Aunque en teoría, ahorrar dinero puede que parezca fácil, a veces aparecen algunos elementos inesperados. Por ejemplo, se estropea el coche, o aparecen algunos problemas de salud. Estos gastos inesperados hacen daño a tus ahorros y también hacen más difícil que alcances tus sueños. Si estás dentro de una dinámica ahorradora, pero no quieres esperar más para disfrutar de tu capricho, puedes probar los créditos rápidos. Después tendrás que seguir ahorrando una temporada más para pagar los intereses, pero si ya estás haciéndolo, no te costará tanto prolongar tu disciplina durante un tiempo. Así que si quieres ir de vacaciones ahora y ahorrar más tarde, échales un vistazo. Así tus sueños se cumplirán antes de lo imaginado.

Ahora ya sabes cómo puedes intentar ahorrar dinero usando estos tres sencillos métodos y, bueno, si por alguna razón no puedes esperar, quizá los créditos rápidos puedan ayudarte a hacer lo que quieres más rápidamente.