¿Debo pagar con tarjeta de crédito o de débito?

Cuando abrimos una cuenta bancaria, suelen ofrecernos una tarjeta de débito asociada, que en la mayoría de los casos es gratuita. Es posible que, con el tiempo, porque la necesitemos para algo específico o simplemente porque nos la acaben ofreciendo, también acabemos con una tarjeta de crédito. Por lo general, el día a día de un consumidor se puede solventar perfectísimamente con una sola de ellas, pero cuando tenemos las dos, ¿con cuál es más conveniente pagar?

La diferencia principal entre una tarjeta de crédito y una de débito

La diferencia principal entre una tarjeta de crédito y una de débito, es que con la segunda tus pagos se cargan directamente a tu cuenta bancaria, mientras que con la primera se acumulan hasta final de mes, que es el momento en que los pagarás. Además, como su propio nombre indica, las tarjetas de crédito tienen una línea de crédito asociada.

Esto quiere decir que, llegado el caso, con la tarjeta de débito solo puedes pagar por una cantidad equivalente al saldo que tengas en la cuenta.  Sin embargo, con una de crédito podrás pagar con todo lo que tengas en la cuenta más el límite de crédito que te hayan concedido. Por supuesto, esta ventaja de las tarjetas de crédito tiene su coste y la pagarás en intereses cuando uses el crédito y quizá en la comisión de mantenimiento de la tarjeta.

Otra ventaja de la tarjeta de crédito, bastante importante en los días que corren, es la protección antifraudes que es sensiblemente mayor que en las de débito. Esta protección se materializa principalmente en que desde el momento en que denunciamos un fraude ya no somos responsables de los gastos hechos con la tarjeta y del seguro que va asociado a la misma.

Por otro lado, la tarjeta de crédito tiene la desventaja de que psicológicamente nos predispone más al gasto ya que contamos con más efectivo del que realmente tenemos. Esto, unido a los intereses y tarifas más altos ya mencionados, hace que si hablamos de una persona con problemas financieros, la tarjeta de crédito sea desaconsejable.

¿Cuándo me interesa pagar con tarjeta de crédito?

Teniendo en cuenta las ventajas de la tarjeta de crédito, te interesa utilizar este medio cuando hagas compras importantes o que te resulten más inseguras. Por ejemplo, si vas a comprar algo por internet en una web que no conoces por primera vez, puede interesarte optar por la tarjeta de crédito para disfrutar de la cobertura de sus seguros. Cuando vayas a contratar viajes probablemente también te interese optar por la tarjeta de crédito, ya que las pólizas de seguro suelen incorporar un seguro de viajes. Para compras más comunes y seguras, mejor utiliza la tarjeta de débito.

En definitiva, léete bien la póliza de seguro de tu tarjeta. Puede ser tedioso, pero solo tienes que hacerlo una vez y te ayudará a decidir cuándo compensa usarla y cuando no.

¿Necesitas efectivo y no tienes tarjeta de crédito? En esta misma web puedes informarte sobre los principales créditos rápidos de España. Seguramente tengas acceso a cantidades de entre 300 y 1000 € en menos de 15 minutos. Echa un vistazo gratis y sin compromiso.