Las mujeres trabajan dos meses al año gratis en España

Por todos es sabido que en la sociedad actual la igualdad de oportunidades es poco más que una quimera. Pero cuando recibimos estadísticas reales sobre la situación no está de más comentarlas un poco.

En este caso, ha sido la Comisión Europea quien nos ha dado evidencias de la brecha salarial a través de una nota de prensa, en la que se informa además como la Unión Europea como institución, se opone unilateralmente a este tipo de discriminación.

Los datos que nos han dejado son preocupantes para todos los países de la Unión. En promedio, la brecha salarial entre hombres y mujeres es de un 16,3% del salario por hora. En concreto en España, las cifras son ligeramente mejores con un 14,9%.

La cruda realidad de los datos es que en términos financieros, es como si las mujeres trabajasen gratis un par de meses al año, o lo que es lo mismo, como si a partir del 3 de noviembre, es decir hoy, ya no cobrasen más su salario.

Estas cifras se desprenden de los salarios de las personas sin tener en cuenta su categoría laboral. Por tanto, no se refiere a la diferencia entre hombres y mujeres en trabajos con igualdad de condiciones, sino a la diferencia total entre hombres y mujeres.

La Comisión, también informa de que los trabajos están sesgados sectorialmente. Las mujeres son más propensas a trabajar en unos sectores y los hombres en otros, pero curiosamente los sectores en los que trabajan los hombres suelen estar mejor pagados que en los que trabajan las mujeres.

Los estudios también dicen que las mujeres tienen una mayor probabilidad de conseguir u optar a trabajos temporales o a media jornada. Por supuesto, factor que influye en los salarios. Una vez dentro de los organigramas de las empresas, las mujeres tienen menos probabilidades de promoción. De hecho solo el 7% de personas en comités de dirección son mujeres y si miramos a los directores ejecutivos, solo el 4% de estos trabajadores son mujeres. Algo que parece muy curioso cuando, en promedio, las mujeres sacan mejores resultados académicos que los hombres y consiguen en mayor proporción finalizar estudios universitarios o de formación profesional.

Lamentablemente, cuando se habla de mujeres trabajando y sus problemas, el acoso sexual no suele tardar en aparecer, ya que es una situación horriblemente común. Según los estudios, las mujeres que trabajan tienen más probabilidades de sufrir acoso sexual, aunque es cierto que la independencia financiera es un arma fundamental para poder salir delante de esta situación.

En términos financieros generales, las mujeres tienen más probabilidades de sufrir situaciones de pobreza, algo que contrasta con diversos estudios que afirman que tienen un comportamiento financiero más responsable que los hombres, con inversiones más adecuadas para su situación y edad y con una mejor planificación a largo plazo. Está claro que lo que no pueden hacer es milagros y sin un dinero de inicio, difícilmente se podrá invertir.