¿Me conviene un crédito rápido para pagar una multa?

¿Sabías que es mejor pedir un crédito rápido y pagar una multa que esperar ahorrar el dinero por ti mismo? Lógicamente depende del tiempo que tengas que esperar para ahorrarlo, pero esta afirmación puede ser cierta. Aquí te lo explicamos:

Las multas son la pesadilla de todo conductor.  Aunque aceptamos que son un mal necesario para mantener el civismo de los ciudadanos, en muchas ocasiones, especialmente en épocas de crisis, parece que el volumen de multas aumenta por un supuesto afán recaudatorio. Quizá sea una leyenda negra, pero lo cierto es que cuando las cosas no van bien, las multas se hacen sentir más que cuando lo hacen.

Sea como sea, recibir una multa es algo que nunca es agradable y suele pillarte a contrapié. Además, las cantidades de las multas suelen ser importantes por lo que si tu situación económica no es muy boyante, es muy posible que no tengas efectivo para pagarla.

¿Qué tiene que pasar para que te convenga el crédito rápido?

Muy sencillo. Si pagas una multa en los primeros 20 días, obtienes una reducción del montante adeudado del 50%. Con un crédito rápido online puedes conseguir el dinero que necesitas para tener que devolverlo dentro de 30 días, así que la ecuación es muy fácil.

¿Cuándo vas a recibir tu próximo sueldo?

Entendemos que cuando cobres tu próximo sueldo, podrás pagar la multa o devolver el crédito, así que la pregunta clave es ¿cuántos días quedan para que cobres? Si quedan entre 20 y 30 días, lo más conveniente en tu situación es solicitar un crédito rápido y pagar la multa.

Si, por ejemplo, tienes que pagar una multa de 100 €, al pagarla en los primeros 20 días la cantidad se reducirá a 50 €. Es decir un ahorro de 50 €. Por un crédito rápido de 100 € y 30 días, te cargarán unos 35 € de interés. Por tanto, estarás ahorrando dinero al pagar la multa rápidamente gracias a crédito.

Para sacar el máximo provecho de esto espérate hasta un par de días antes de que se pase el plazo de los 20 días. Pide tu crédito rápido, pero ten en cuenta cuando vas a poder devolverlo y reduce el plazo del crédito el máximo posible. Por ejemplo si sueles cobrar el día 1, haz que el plazo del crédito rápido llegue hasta el 2 o el 3. Cuando tengas el dinero, paga la multa. Cuidado con los fines de semana y días festivos, si ves que van a coincidir los plazos en esos días aumenta tu margen a cinco o seis días en lugar de dos, para evitar problemas. Merece la pena pagar un poco más de intereses ya que a pesar de ello seguirás ahorrando.

Para pedir el crédito, te recomendamos que confíes en nosotros. Te pondremos en contacto con el prestamista más adecuado para tu situación, de modo que conseguirás unas condiciones muy competitivas para lo que se ofrece actualmente en el mercado.

Más aquí.