Ventajas y Desventajas de los Créditos Rápidos

Préstamos Rápidos

Créditos Rápidos

Los tiempos en que la banca ofrecía crédito sin límite han pasado. Ahora es mucho más difícil obtener financiación tradicional para esos gastos que debemos afrontar inesperadamente y que superan nuestras previsiones de liquidez. Para solucionar este tipo de situaciones, aparecieron en el mercado multitud de ofertas de Créditos Rápidos ofrecidos por empresas financieras. Este tipo de productos están particularmente enfocados a cantidades relativamente pequeñas y con plazos de devolución no muy largos. Este tipo de créditos rápidos pueden ser útiles para cubrir gastos que han aparecido de repente y a los que no podemos hacer frente.

Pero antes de contratar alguna de las múltiples ofertas que existen conviene analizar sus ventajas e inconvenientes para no encontrarse con sorpresas desagradables.

Ventajas

Sin duda, una de las ventajas más importantes es la rapidez tanto en la aprobación como en la disponibilidad del dinero. Aunque muchas empresas anuncian que en cuestión de minutos desde la aprobación del crédito el dinero ya está disponible, la verdad es que suelen pasar 1 o 2 días antes de tenerlo en la cuenta. Aún así es mucho más rápido que obtenerlo en cualquier entidad tradicional.

Otro punto a destacar es la facilidad de contratación. Los préstamos rápidos requieren pocos trámites, incluso algunas empresas los ofrecen sin pedir garantías ni avales. Estamos hablando de cantidades pequeñas pero suficientes para cubrir necesidades inmediatas de efectivo que normalmente no necesitan justificación. A todo ello hay que añadir la posibilidad de crear un crédito a medida, ajustando cuotas e importes.

El método de contratación, normalmente por internet o teléfono, también facilita enormemente el proceso de solicitud de un crédito rápido. En la web se pueden encontrar todos los detalles, fácilmente accesibles desde cualquier lugar. Esta transparencia debe ayudar a comprender todas y cada una de las características del préstamo rápido para contratar con todo conocimiento de causa.

Desventajas

El precio de poder obtener un crédito rápido es bastante alto. Los tipos de interés suelen ser muy elevados y por ello solo suelen ser indicados para pequeñas cantidades. Contratar sumas elevadas en un préstamo rápido supone pagar intereses desorbitados.

En ocasiones las empresas tratan de camuflar algunas condiciones para que pasen desapercibidas por los clientes. Ello implica que no toda la información está perfectamente explicada y puede llevar a sorpresas desagradables, por ejemplo en comisiones por impagos o renegociación de deudas. Conviene estudiar bien la letra pequeña.

Para cantidades de mayor importe suelen necesitarse las garantías habituales necesarias para cualquier otro préstamo tradicional. Ello hace que estos productos no estén disponibles para colectivos que no puedan demostrar ingresos mensuales.
En general, los préstamos rápidos pueden ser una buena solución siempre que se tengan en cuenta todos los detalles del mismo y se establezca un plan de devolución realista y factible. En caso contrario, en lugar de solucionar el problema de liquidez que tengamos, es posible que entremos en una rueda interminable de deudas que a largo plazo puede convertirse en un serio problema. Analizar bien los pros y los contras es fundamental antes de dar el último paso.

Clica aquí para pedir tu Préstamo.